Logo Flor de Esgueva
Menú web
Contáctanos
Esguevillas de Esgueva

En el origen se halla la perfección

LOCUCIÓN ON

Esguevillas de Esgueva, un pequeño pueblo al este de Valladolid, perteneciente a la comarca de Páramos del Esgueva, vio nacer hace ya muchos años y, de la mano de sabios maestros queseros, un queso único, perfecto, cuya receta ha llegado intacta hasta nuestros días…

Una zona privilegiada de pastos dorados y vientos cambiantes que huelen a tomillo y a lavanda… Parajes que durante siglos han sido y son testigos mudos de la trashumancia.

Cuentan que fueron ellos, los pastores trashumantes, los primeros foráneos en descubrir, a su paso por el valle, las bondades de un queso único. Aunque, entre las gentes de la comarca en general y la nobleza castellana en particular, ya gozaba de gran prestigio…

Una perfección que sólo se puede dar aquí, en esta tierra abrupta, de intensos veranos y crudos inviernos... Lugar de gentes sencillas que heredaron de sus abuelos una receta ancestral para elaborar un queso inigualable.

Muchos afirman que esa perfección se debía a la leche cruda de las ovejas de estas tierras, al cariño con el que los maestros queseros elaboraban paso a paso el queso. Otros, que era por el laborioso proceso de secado durante 8 meses, por el volteado de cada pieza, por el aceite con el que se acariciaba su corteza o por el cepillado con el que el maestro pulía y matizaba el color de cada queso…

La leyenda de aquel queso único había traspasado los páramos del Esgueva y llegó a oídos de un empresario quesero, el Sr. Massagué. Un hombre emprendedor que no dudó en viajar hasta Esguevillas de Esgueva para conocer aquel secreto.

Una vez allí y, tras hablar con las gentes del lugar, encontró un modesto taller en el que, un anciano maestro quesero junto con su nieto, elaboraba el queso de la misma forma que había aprendido de su padre y éste del padre de su padre y así durante generaciones.

Massagué tras probar el queso quedó fascinado, tanto que, durante unos minutos no supo que decir. Saboreó aquella cuña intensamente, disfrutando de sus matices…

Ambos hablaron durante horas y de ahí surgió la semilla de una ilusión compartida: que todo el mundo pudiera disfrutar de ese tesoro.

Queseria Peñafiel

Tiempo después la pequeña quesería nacida en Esguevillas de Esgueva se trasladó a la vecina Peñafiel, corazón de la Ribera del Duero y verdadera encrucijada de caminos y culturas.

Desde entonces en Peñafiel casi nada ha cambiado. Excepto que ahora, es Lactalis, la empresa quesera con más denominaciones de origen de todo el mundo, la que desde allí, elabora Flor de Esgueva como siempre se ha hecho, respetando la misma receta ancestral. Por eso, es para muchos el queso curado perfecto.

Industrias Lácteas de Peñafiel S.L.U. Av. de la residencia, 4 – 47300 Peñafiel (Valladolid)